El Baile del Karite por el Caño Amarillo

'>




"El artista no está solo, los artistas
se contemplan unos a otros haciendo
el devenir de la imagen, generando
una supra-idea"
Luis Felipe Noé


Desde la profundidades del Caño Amarillo emergió el primer Karite mutante de la tradición popular venezolana, fragmentando su ser en: Cabeza de Gold Fish, Aleta de Tiburón, Auténtico Lomo de Atún y Cola de Sardina, como consecuencia de la contaminación de nuestras aguas.



Replanteamos el tradicional Baile del Carite para hacer de este un dispositivo participativo en una propuesta individual y colectiva, cinco artistas ensamblan su idea de esta tradición en un concepto plástico, resaltando el aspecto espacial del Carite, su relación con el cuerpo y con el medio, mostrando a través de los objetos el sentido estético, interactivo y lúdico que implican estos bailes tradicionales.




La propuesta colectiva consta de cuatro obras individuales mas una propuesta fotográfica, que servirá de ente totalizador de la imagen. El sistema social evidencia la insuficiencia del hombre para determinar sus propias metas, por eso uno de los fines de la sociedad es la elaboración de un producto, la realización de una tarea. La razón de existir de un grupo es la mutua satisfacción que los miembros obtienen por ser miembros. La asunción de cada miembro hace que los grupos se vuelvan interdependientes. Los grupos se conforman para aumentar la productividad, para hacer objetos mas eficientes, el grupo tiene la necesidad de mantenerse como sistema. Las relaciones interpersonales satisfactorias pueden ser el único propósito del sistema.





8 comentarios:

Lena dijo...

Me encanta, Roco!

¿puedes creer que la palabra carite se había borrado de mi memoria?

soy una vergüenza...con lo que me gusta el pescado!

y es que, claro, aquí no venden carite....un día de esto se me olvida pargo...

que horror!

un besote!

Sintagma in Blue dijo...

Estallidos de color!!

besos

Jose de Noche dijo...

hace cosa de dos semanas tome sopa de carite bien sabrosa, ¿como sera probar un Karite del caño amarillo?...tiene que ser un sabor sumamente colorido y explosivo de lucidez :)

besos Oscy

Waiting for Godot dijo...

WOW! Me encanta, me parece una idea genial y fresca y que tanto hace falta. Quedé impresionada. Besos para ti!

Jose Urriola dijo...

Claro, yo soy un tímido deplorable que jamás sería capaz ni de recitar un poema corto en una plaza. Pero siempre me pregunto -y tengo la osadía de preguntar- ¿qué exactamente siente un artista en estos actos de performance o happenings? ¿Uno se pone especialmente serio? ¿O te da muchísima risa debajo de la máscara y del traje? ¿O no te da ni risa ni vergüenza sino mucha complicidad con el que se detiene a mirar?
Ah, y una rueda de Karite de Caño Amarillo no debe caer ni bien ni mal. Simplemente, después de la digestión, acabas convertido en otra cosa. Ni mejor ni peor, simplemente otra cosa.

Un beso.

Roccocuchi dijo...

Cuando me visto, me coloco una indumentaria, cualquiera, no siento nada, no soy yo, soy algo que no sabía que podía ser... soy eso que nuevo que descubro... y ese nuevo ente no sabe de mi timidez... de miedos... no sabe nada, está naciendo. Es como un telón que cae sobre mí... y que me desplaza... y me ocupa... y todos mis actos y mis pensamientos estan dirigidos por ese nuevo ser... para que eso que hace (hago) sea uniforme... verídico... coherente... único.

Hernando dijo...

Siempre es un placer conocer otros artistas, y mucho más si son accionistas o performers de otros lugares. Muchas felicidades por tu blog.

Estoy de acuerdo en lo que dices aquí arriba sobre lo que pasa cuando "nacemos" en una performance. Me pasa lo mismo, aunque en mi caso cuando me desnudo.

Gracias por la visita y un saludo cordial desde España.

El artista desnudo

Aramakao dijo...

:)YO NO PODRIA SOY MUY TIMIDO AMIGA
A LO MEJOR EN OTRA VIDA
UN BESO